1.3.2. Aportes de las competencias

Las competencias clave suponen tres áreas de realización: personal (otorgan el ‘equipaje’ mínimo necesario para un desarrollo individual propio), social (dotan al individuo de las herramientas para integrarse y tomar parte en la sociedad contemporánea de una forma activa y creativa, de tal manera que pueda cooperar en el desarrollo conjunto de la sociedad) y profesional (le permiten adquirir cualificaciones laborales de partida y le impulsan a seguir permanentemente mejorando su proyección profesional).

Imagen 4. Áreas de desarrollo competenciales

Realización y desarrollo personal (capital cultural): Las competencias clave permiten que las personas alcancen sus objetivos individuales en la vida, conducidos por sus intereses personales, aspiraciones y deseo de continuar aprendiendo a lo largo de toda la vida.

Ciudadanía activa e inclusión (capital social): las competencias clave preparan al individuo para su participación como ciudadano activo en la sociedad.

Empleabilidad (capital humano): las competencias clave capacitan a todas y cada una de las personas para la obtención de un trabajo decente en el mercado laboral.