Competencias digitales asociadas a la identidad digital

La gestión de la identidad digital y el uso de la Red y las redes favorecen el desarrollo de una de las competencias básicas para el siglo XXI

Uno de los principales argumentos a favor de abordar el tema de la Red y las redes en el aula con los alumnos tiene que ver, como estamos viendo, con la importancia cada vez mayor de educar a los menores para un uso seguro y responsable de la Red y las redes pero también para un uso provechoso para su desarrollo educativo. La tarea, como hemos señalado, debe recaer no solo en la Escuela y en sus profesores y tutores, sino que debe ser una responsabilidad compartida con familias y administración.

Integrar el uso de la Red y de las redes en el día a día de la Escuela y del aula facilita la incorporación de valores y habilidades que van a ser, como estamos viendo, críticas en la vida de nuestros alumnos. Es cada vez más importante que en el contexto de la Escuela formemos a nuestros alumnos en las habilidades necesarias para el siglo XXI. Habilidades que van desde la toma de conciencia de la importancia de la privacidad, de la gestión de la propia identidad digital, la gestión de la información, la capacidad de búsqueda, filtro y jerarquización de esta información, el espíritu crítico o la netiqueta. Todas ellas necesarias para el desarrollo integral de las personas en la sociedad digital.

Si definimos la identidad digital personal como la habilidad que tenemos para gestionar con éxito nuestra visibilidad, reputación y privacidad en la Red, entonces la gestión de la identidad digital se convierte en un elemento fundamental dentro de la competencia digital (gestión de la información y control de nuestros datos y de la información) y que es como hemos señalado una de las competencias básicas para vivir en la sociedad actual.

Ciudadanía digital

La ciudadanía digital sería la capacidad de las personas para integrarse y relacionarse en comunidades digitales. Es por tanto un aspecto de gran importancia en la formación de nuestros alumnos que van a vivir en un entorno crecientemente digital tanto en sus relaciones sociales como en sus procesos de aprendizaje o en sus contextos de trabajo. Formar ciudadanos responsables y que sepan aprovechar al máximo las potencialidades de lo digital debe convertirse en una responsabilidad del ámbito educativo, compartida con familias y administraciones.

El uso de redes sociales en el Aula y el trabajo reflexivo y crítico sobre el uso provechoso y responsables de éstas y de la Red fortalecen lo principios de ciudadanía digital.

Incorporar la discusión crítica y la reflexión y el uso de la Red y las redes en el día a día del aula es la mejor manera para asegurar esto. No se trata solo de incorporar las redes en los procesos de aprendizaje. De hecho se pueden abordar estas cuestiones sin necesidad de integrarlo en las metodologías de aprendizaje. Hacerlo, siempre que sea posible, aumenta el impacto pero es suficiente con abordar el tema de la Red y de las redes desde la perspectiva de formación en competencias básicas para la vida.

 

Imagen: El Proyecto Campo de Cebada. Madrid