¿Por qué web social y educación?


Son numerosos y continuos los informes que señalan que el fenómeno de los medios sociales ha llegado para quedarse. La proporción de la población que utiliza estos servicios crece cada día. El último informe Telefónica sobre Sociedad del Conocimiento de 2012, señala que el 63,7% de los Internautas usan redes sociales.

Crece también la presencia de jóvenes y niños en la Red y las redes y baja la edad de entrada y acceso a las mismas.

Nos encontramos, ciertamente, con un uso de Internet y de las redes cada vez más precoz y cada vez mayor por parte de menores. Aumenta, también, la preocupación de padres y tutores sobre cómo educar a los niños en el buen uso de estas herramientas.

Es, por tanto, cada vez más clara la necesidad de integrar su uso en el proyecto educativo de las escuelas y de integrar en este proceso a docentes y a familias.

Vamos a vivir en un mundo en el que la tecnología tendrá un lugar cada día más relevante, tanto en el ámbito laboral como para el ejercicio de nuestros derechos y responsabilidades como ciudadanos. La incorporación de la Red y las redes en la educación debe buscar en primer lugar formar ciudadanos críticos, participativos y solidarios. Nuestra primera responsabilidad es capacitar a niños y jóvenes para vivir en la Red y para ser capaces de aprender a aprender y seguir formándose a lo largo de la vida.

Incorporar la Red y las redes sociales en el aula puede acarrear numerosos beneficios, tal y como estamos argumentando, pero también ciertos riesgos y problemas que hay que conocer y saber abordar como tutores, profesores y responsables del Centro Educativo.

Su incorporación en los procesos formativos implica también añadir nuevos estilos de comunicación y de relación entre alumnos entre sí, entre alumnos y profesores, profesores y familias; nuevos roles y formas de actuación de los profesores y, por último, un abanico de actividades que van a suponer nuevos desafíos metodológicos y organizativos para profesores, claustros, equipos directivos, centros educativos y familias.

Aún así, puestos los riesgos y los beneficios sobre una balanza ésta se inclina claramente hacia el lado positivo.

Desde el punto de vista de los docentes, incorporar los medios sociales significa ampliar las posibilidades de conexión con otros docentes, ampliando las opciones de intercambio de ideas y buenas prácticas y favoreciendo enormemente el aprendizaje y el desarrollo profesional.

Desde el punto de vista del Centro Educativo es importante poner en marcha un proceso de reflexión lo más amplio posible (claustro, dirección, familias, alumnos) que aborde el tema de la incorporación de las TIC y los dispositivos móviles. Cada vez se hace más necesario, igual que sucede en otras organizaciones, establecer protocolos y guías de uso, tanto de los dispositivos móviles como de la Red y las redes.

¿Por qué hablamos de Web social y de Educación?

El título de este apartado Web social y Educación hace explícito que estamos hablando no sólo de redes sociales en el sentido estricto de la palabra sino de web social y de las "lógicas" asociadas a esta web social. Pasar de hablar de redes sociales a hacerlo de Web social, nos permite que abordemos otros espacios de interés como pueden ser lo blogs y otras herramientas como los marcadores sociales (Diigo, Delicious,...) o los servicios de curación de contenidos (storify, pinterest,..).

A su vez hablar de Educación y no de aprendizaje nos amplía el campo de trabajo. No estamos hablando sólo de cómo la Red y las redes pueden cambiar los procesos de aprendizaje sino también de cómo pueden cambiar los modelos de comunicación de los Centros educativos con sus entornos o cómo pueden transformar los procesos de actualización y desarrollo profesional de los docentes.

Imagen: Informe Sociedad del Conocimiento Telefónica 2014