Moocs y otras formas de aprender

Que la web es una gran plataforma de aprendizaje es algo que como venimos diciendo estaba latente desde el inicio mismo de Internet. La capacidad de acceder a información y conocimiento de relevancia no ha hecho sino incrementarse en los últimos 20 años.

La irrupción de la llamada web 2.0 con el cambio de siglo, no hizo más que incrementar este fenómeno al posibilitar que "cualquiera" pudiera publicar y compartir información a través de herramientas como las wikis o los blogs. En algunos casos de manera ejemplar como es el caso de wikipedia

La llegada de la web social incrementó aún más nuestra capacidad de difusión y de acceso de esta información.

Sólo era cuestión de tiempo que todo ese conocimiento se comenzara a estructurar. En esta línea sobresale en los últimos dos años el fenómeno de los MOOCs. No tanto por su relevancia pedagógica o innovadora como por haber puesto sobre la mesa del gran público la importancia y las posibilidades de Internet como instrumento y plataforma de aprendizaje.

Aunque los MOOCs surgieron en el ámbito de la educación superior ha ido en los dos últimos años ocupando cada vez más terreno y más ámbitos de discusión e influencia.

Es interesante en el contexto de este curso porque todo el mundo parece estar de acuerdo en situar su origen precisamente en el Curso sobre Conectivismo que organizaron George Siemens y Stephen Downes en 2008. Recordamos cuando vimos en el Tema 1 el tema del conectivismo que fue precisamente George Siemens el que escribió el artículo seminal sobre el conectivismo, como una teoría del aprendizaje en la Era Digital (A learning theory for the digital Age)

Podemos también decir que los precursores de los MOOCs fueron las iniciativas del Open Courseware del MIT (2001) o de la Kahn Academy (2006).

Ambas propuestas abiertas y online pero que carecían de dos componentes que se han revelado claves en los MOOC: su carácter masivo (Massive) y el hecho de que sean cursos reales con un profesor al frente (Courses). Pero, si el origen fue 2008, su popularización no llegó hasta el otoño de 2011 con el Curso sobre Inteligencia Artificial liderado por los profesores de computación de Standford, Peter Norvig y Sebastian Thrun.

Es especialmente clarificadora la propuesta deagrupar a los moocs en tres tipos según sean más o menos abiertos y estén más orientados a un aprendizaje conectivista (cMOOCs) y por tanto según fomenten o no el aprendizaje participativo y basado en comunidades (propuesta original de Siemens y Downes), por un lado,  y aquellos que ofrecen cursos cerrados, basados exclusivamente  en contenidos (xMOOCs), y alejados de la tesis conectivistas de que el aprendizaje es efectivo cuando se realiza en comunidad.

Lo hemos traído aquí por tanto no sólo porque sea un tema de cierta moda en el debate global sobre educación y desde luego en el ámbito de la formación online y de la transformación de la educación, sino también porque representa un enorme ejercicio de aprendizaje en la Red y en muchos casos (los MOOCs más conectivistas) e aprendizaje en red, es decir con otros.

Para nosotros pueden ser un estupenda fuente de información y conocimiento. Y aunque el inglés es el idioma que domina también hay buenos MOOCS ya en castellano. 

Por último el formato MOOC se ha prestado también para interesantes experimentos como un MOOC sobre los MOOC #MOOCMOOC o el muy buen ejemplo de MOOC sobre educación y tecnología liderado por nuestro ya conocido Alec Couros #ETMOOC.