Introducción

Solemos considerar Internet como una fuente inagotable de recursos educativos. Sin embargo, no todo lo que está en Internet puede reutilizarse sin más, hay obras que pueden utilizarse siempre que se respeten ciertas condiciones mencionadas por sus autores.

Por otro lado, muchos de esos autores no desean reservarse todos los derechos sobre sus obras sino que prefieren ponerlas a disposición del público bajo unas determinadas condiciones, facilitando a través de determinadas licencias, su distribución y/o reutilización.

A continuación nos ocuparemos de conocer los tipos de licencias relevantes que podemos encontrarnos, así como formas de licenciar nuestras obras para su distribución y cómo podemos citar las de los demás cuando las utilizamos.