Portafolio vital

Si un e-portafolio es un sistema digital que permite documentar eventos o productos relevantes para el autor de manera crítica y reflexiva, un e-portafolio vital hace referencia a muestras seleccionadas en el contexto personal en el que se incluyen los otros ámbitos de la vida que no son los enumerados en los tres apartados precedentes (académico, profesional y civil). Sobre todo estamos hablando del espacio familiar y social en general -en el que ocupa un lugar importante el espacio lúdico en cuanto aficiones e intereses personales- que son los que completan la existencia vital y que tienen una importancia caudal en culturas occidentales.

Este tipo de e-portafolio representa realmente una historia significativa para la persona que la presenta. Se parece a un diario de eventos importantes de la vida (o parte de ella) que se publica de manera documentada y subjetiva al mismo tiempo. De este modo podemos encontrar e-portafolios temáticos que aborden un aspecto importante para un sujeto concreto ligado a intereses y aficiones personales como por ejemplo, el deporte, la fotografía, los viajes o la familia pero también es un modo de comunicar los valores personales y crear, de manera secundaria, una red social. Y también podemos encontrar e-portafolios más genéricos que expliquen la trayectoria vital de una persona o un colectivo a través de fechas y eventos vitales cruciales para esa persona o colectivo.

Los portafolios de tipo más social impulsados por grupos de interés se podrían considerar dentro de esta tipología a pesar de su evidente idiosincrasia. Nos referimos, por ejemplo, a los espacios digitales en web que se dedican a preservar la memoria colectiva sobre un hecho histórico y están preparados de manera que siguen la sistemática de un e-portafolio. Serían portafolios temáticos de contenido menos formalizado que el que se puede encontrar en un centro académico o empresarial en el que se exponen de manera argumentada momentos clave en la historia relativa al evento que se preserva o conmemora.

En los portafolios vitales o personales es donde se encuentra más material escrito de manera que se incluyen bastantes explicaciones; también en muchos casos o bien de consulta privada o reducida o se encuentran mezclados con los académicos. Llegados a este punto uno se puede preguntar qué diferencia existe entre un blog en el que se presenta un viaje y un e-portafolio dedicado a este mismo particular, por ejemplo. En primer lugar un e-portafolio es un concepto y puede materializarse en muy diferentes soportes digitales mientras que un blog también incorpora un concepto pero sobre todo es un artefacto tecnológico que lo facilita. El caso es que muchos de los e-portafolios actuales que se basan en software libre se albergan en un blog por las prestaciones informativas y comunicativas (de almacenamiento y publicación de la información) que estos ofrecen. Pero, en segundo lugar, justamente el e-portafolio no tiene una vocación de coleccionista o de narrador calígrafo de todo lo que ha sucedido en un periodo determinado sino que incorpora un componente selectivo en función de un objetivo personal determinado y hace de esa selección su motivo personal. El planteamiento de un e-portafolio aporta autoría inédita a lo que ya se ha vivido y no se ciñe a explicar objetivamente lo que ha sucedido. Si el e-portafolio es de tipo reflexivo o crítico como lo es en muchos casos este ingrediente está presente en las presentaciones de las selecciones de los trozos de vida presentados.

Para consultar ejemplos de e-portafolios vitales (ejemplos en inglés):