Fase 1. Recogida de evidencias

En esta fase se recopila material susceptible de convertirse muestras de aprendizaje real.
Una decisión previa establecería el propósito concreto del e-portafolio y el rol que desarrollará el usuario y la audiencia a la que pueda llegar. Como decisiones básicas en esta fase se encuentran las relacionadas con la determinación de unos objetivos, del contexto y de sus elementos constitutivos (recursos, tiempo, alcance, tipo, tecnología de base...) en el marco de una finalidad educativa concreta.

 

 

Algunas de estas evidencias pueden ser:

a) informaciones de diferentes tipos de contenido (conceptual, procedimental y actitudinal o normativo);

b) tareas realizadas en clase o fuera de ella (mapas conceptuales, recortes de diario, exámenes, informes, entrevistas, etc.) y

c) documentos en diferente soporte físico (digital, papel, audio, etc.). Estas evidencias vendrán determinadas por los objetivos y competencias plasmadas en el portafolio.