Funciones del aplicador y Situaciones especiales

Las funciones que debe cumplir el aplicador son las siguientes:

  • Representación del organismo internacional para la realización de la prueba.
  • Garantizar el desarrollo de la prueba en un espacio adecuado de trabajo.
  • Velar por el cumplimiento de las instrucciones.
  • Crear un clima adecuado de atención e interés.
  • Transmitir con precisión instrucciones generales y específicas.
  • Resolver las dudas de manera global y a ser posible antes de comenzar la prueba.
  • Indicar tiempo, hora de inicio y hora de fin.
  • Observar como rellenan los alumnos los datos.
  • Hacer un control horario preciso de cada parte de la prueba.
  • Respetar el orden de las pruebas y sus partes.
  • Ayudar en el cuestionario de contexto.
  • Motivar a los alumnos para que contesten con interés.
  • Mantener el silencio y el orden.

Cuando en un centro participe un solo grupo, de entre los que tiene, la selección se realizará al azar por el organismo internacional responsable, al igual que cuando la selección se realiza de manera individual sobre los alumnos, como ocurre en PISA.

Algunas posibles situaciones especiales y procedimientos aplicables durante el proceso de aplicación:

  • Si un alumno llega tarde, no debe incorporarse a esa parte de la prueba, haciéndolo, sin embargo, a las siguientes., registrando la incidencia.
  • En caso de que un alumno tuviera que abandonar la prueba se debe anotar en la hoja de seguimiento la razón del abandono.
  • Los alumnos con necesidades educativas especiales o de compensación educativa realizarán la prueba si así lo recoge el marco teórico y las instrucciones de la misma, quedando esta información recogida en el formulario de seguimiento de la sesión (estos alumnos no intervienen en los cálculos finales de rendimiento).

En el formulario de seguimiento de la sesión se recogerán las incidencias anteriores y otras referidas a los alumnos.