Innovación Centrada en las Personas

Un proceso de innovación centrado en las personas como punto de partida pero, ¿Qué significa esto?

Vamos a imaginar por un momento que visitamos una empresa que se considera innovadora y que además, considera que pone en el centro de su innovación a las personas. ¿Cómo es y qué hace para serlo? ¿Cómo son los procesos de trabajo que se llevan a cabo? ¿Cómo se organizan?

Si simplificamos un proceso de innovación convencional podemos imaginar un departamento de I+D trabajando con las posibilidades técnicas y tecnológicas de algún producto, material, compuesto... hasta dar con una idea con posibilidades de comercializarse. A continuación el departamento de marketing pensaría en clientes potenciales y crearía una estrategia para distribuirlo, comunicarlo y venderlo. Probablemente, en esta fase, los clientes entrarían en el proceso opinando sobre lo que el producto o la publicidad les parece. 

Cuando hablamos de innovación centrada en las personas (Human Centered Innovation) cambia este proceso de dos formas:

1- Invierte los factores y hace que los clientes potenciales entren al principio de la cadena. 

A través del estudio y la comprensión de los comportamientos y actitudes de diferentes grupos de personas se podrán identificar espacios para la innovación que guiarán a los departamentos de I+D, dotando a la investigación no sólo de una dirección sino de unos valores. 

Lejos de lo que muchos puedan pensar, lo que acabamos de describir no es investigación de mercado. No se trata de preguntar a la gente qué quiere o qué necesita, sino de aplicar técnicas más cercanas a la etnografía, de compartir el espacio con esas personas, de vivir con ellos para, conjuntamente, producir algo con sentido. 

 2- Otorga el protagonismo del proceso a las actividades creativas e imaginativas, consiguiendo de esta forma humanizar no sólo el resultado final del trabajo, sino todo el camino que lleva hasta él.

El concepto de Human Centered Innovation va más allá de incorporar a potenciales clientes o usuarios en la creación de nuevas ideas; trata de cuidar la humanidad del proceso. 

Los procesos creativos y divergentes colaboran explícitamente en la generación de un estilo y modo de ser alegre y optimista, incluso ante los fracasos fortuitos o dificultades aparentemente insalvables. El trabajo con una dosis fuerte de creatividad y compromiso motiva por sí mismo. 

En definitiva nos encontramos ante un campo de la innovación en el que se da prioridad al factor humano por encima del técnico, en el que las humanidades llevan de la mano a las ingenierías para buscar nuevas soluciones a los retos de nuestra sociedad.

Esta rama de la innovación se apoya en la perspectiva de las Ciencias Sociales, especialmente la antropología, para crear y materializar nuevas ideas.

El concepto de innovación y diseño centrados en el ser humano busca caminos de pensamiento, de solución de problemas, de generación de nuevos procesos, alternativas y oportunidades. Un incremento del potencial humano del diseñador y del usuario mediante el producto.

Busca también enseñar a moverse en los espacios turbulentos y complejos de los cambios tecnológicos y organizacionales, sin miedo ni angustia, con seguridad y optimismo, con capacidad de imaginar y dar respuestas nuevas, sustantivamente diferentes y de alto poder de impacto y eficiencia.

La humanización espontánea en la innovación

Para los que encuentren estos conceptos extraños o escasamente prácticos es conveniente recordar que este tipo de innovación, no sólo se enseña ya en Universidades como Stanford o el IIT de  Chicago y se aplica en empresas de todo el mundo como Phillips, Nokia o IDEO, sino que existen ejemplos de su aplicación espontánea a multitud de productos. 

En lo referente al primer punto, a hacer que las personas participen en procesos de cocreación, encontramos ejemplos de hace más de 40 años, como el de la mountain bike, que fue un producto creado a partir de la combinación de piezas de motos y bicis de carretera por un grupo de personas cuyas necesidades no eran satisfechas por ningún fabricante de bicicletas de la época. Mira el siguiente vídeo explicativo sobre cómo se gestó este producto.

[Kunkerz: Mountain Bike History. URL: http://youtu.be/RiD8aBmYu_g]

Ahora las innovaciones ya no son esos macro cambios donde aparece algo revolucionario que cambia por completo la forma de ser de una sociedad o de un contexto socioeconómico, sino que suceden en contextos más pequeños, locales, con mucha participación de usuarios finales. Y es en estos nuevos contextos donde el proceso de innovación centrada en las personas cobra importancia. 

Ahora que ya sabemos qué es un proceso de innovación centrada en las personas, ¿Cómo se relaciona esto con la formación en el aula?

Para que seamos capaces de transformar las metodologías de aprendizaje en algo experiencial, donde los alumnos puedan aprender a través el aprendizaje por proyectos, centrándonos en desarrollar habilidades múltiples etc, lo primero que debemos hacer es saber qué es y cómo funciona un proceso de innovación centrado en las personas, cómo funciona desde el punto de vista creativo, y cuáles son los pasos a seguir cuando hablamos de un proyecto de innovación basado en las personas. 

Una vez que sepamos cómo es un proceso de creación centrada en las personas y cuales son sus bases, podremos entonces llevar a cabo cualquier reto que tenga como centro las personas, y en este caso, los estudiantes,: ya sea un trabajo de investigación sobre un poeta, comprender las leyes físicas que hacen posible que una rueda gire, o simplemente detectar qué necesidades tienen las personas, y pensar cómo podríamos satisfacer sus necesidades a través de la ideación de nuevas soluciones. Es decir, podremos incorporar cualquier tema de trabajo y seguir usando el mismo proceso y  puede servir para idear un nuevo producto o servicio, una nueva solución, una nueva manera de lanzar un proyecto adelante, o simplemente, puede servir para que sirva como proceso de aprendizaje. 

Este procedimiento o estos pasos a seguir por los alumnos, se basa en los mismos pasos que siguen las empresas que aplican procesos de innovación centrada en las personas. En la literatura universal existen infinidad de procesos de innovación preestablecidos, si bien, la mayoría de ellos cumplen con una serie de pasos que hemos determinado en este curso y que son la base del desarrollo de cualquier solución creativa a un problema planteado. 

Dibujo personas pensando bombilla, interrogantes, símbolo del dolar

Normalmente partimos de una situación difusa, en la que no sabemos realmente qué problema tenemos que resolver.  Si por ejemplo, si alguien nos pidiera ideas para mejorar la calidad de vida de los vecinos de una comunidad, tenemos un punto de partida difuso, porque no sabemos exactamente cuáles son las cosas que están sucediendo, y que hacen que esa vecindad pueda mejorar la calidad de vida de sus vecinos. No sabemos qué entienden los vecinos por calidad de vida, qué les gustaría que pasara, cómo perciben su situación actual y cómo se imaginan su situación futura en la comunidad... Es decir, nunca sabemos a priori, cuál será la interpreción del problema más acertada.

Por tanto, el primer paso del proceso será un proceso de observación de los elementos que estén relacionados con el problema que queremos solucionar, y que nos dé una perspectiva más amplia del problema y de su relación con los usuarios.

En esta fase de observación, surgirán preguntas y cuestionamientos en los participantes que pondrán el foco de atención en las necesidades detectadas y que reformularán el punto de partida para hacerlo más cercano a la realidad detectada y a las necesidades de las personas afectadas. En este segundo estadio es cuando decimos que realizamos un trabajo de generación de retos y/o reformulación del problema.

A partir de ahí se inicia el tercer estadio o fase del proceso, que es el conocido por la mayoría y que tiene que ver con la creatividad y la generación de ideas. En este paso también se incluyen elementos que permitan iterar sobre las soluciones, y construir prototipos capaces de contener los atributos esenciales de la idea, con tal de poder mostrarlas a los usuarios y conocer su opinión para incoporar el aprendizaje en las siguientes iteraciones del producto o del proceso. 

Existe también un paso necesarios cuando hablamos de organizaciones empresariales , que es darle a la idea la dimensión económica. Es decir, aunque las ideas se han protoripado para mostrarlas a los usuarios y, por tanto, se ha aprendido lo que gusta, lo que no, lo que falta, lo que sobra... se realizan posteriormente otros ajustes relacionados con la capacidad de la idea para aportar valor, para tener un modelo de ingreso rentable etc. 

 Vamos a centrar este curso en detectar un método de trabajo para llevar a cabo la creatividad y la innovación en el día a día, basándonos en el desarrollo de aquellos aspectos que están dentro de las cualidades del individuo y que tiene que ver con su actitud, sus habilidades creativas, y cómo las podemos poner dentro de un proceso para llevar a cabo cualquier desarrollo de proyecto. E incluso, daremos un paso allá para saber cómo podemos formar a los alumnos cuando su aprendizaje se basa en el descubrimiento de su propio aprendizaje, ya sea aplicado al mundo de las ciencias, de las artes, de la literatura etc… Aprenderemos a formular retos en el aula y a instruirles para que los alumnos sean protagonistas de su propio aprendizaje.