Pautas para discriminar la alteración del proceso

exclamaciones
Imagen tomada de Pixabay


Los problemas de discriminación fonética afectan a la calidad y precisión de las representaciones fonológicas en el léxico, que a su vez determinan la eficiencia del sistema de procesamiento fonológico. Se han formulado dos modelos: el modelo de reestructuración léxica (Fowler, 1991) y la teoría de distintividad fonológica (Elbro, 1998). Ambos muestran que los niños con información poco precisa de fonemas y palabras tienen dificultades para establecer correspondencias entre grafemas y fonemas. Los procesos de la percepción del habla incluyen un análisis auditivo preliminar, un análisis de las características fonéticas y auditivas y una combinación de las características fonéticas en una representación fonológica. Algunas capacidades auditivas se desarrollan en etapas tempranas y otras maduran a edades más avanzadas (Munar, Rosselló, Mas, Morente y Quetgles, 2002). En relación al análisis auditivo preliminar, diferentes estudios han mostrado un efecto de la edad sobre el desarrollo del procesamiento auditivo de niños y adolescentes. Algunos estudios sugieren que los efectos madurativos son importantes en el procesamiento auditivo al menos hasta los 12-13 años (Ortiz et.al, 2008). Los estudios también sugieren que el desarrollo fonológico continúa después de la adquisición de la habilidad lectora (Medina y Serniclaes, 2005).

Los niños desarrollan habilidades de conciencia fonológica a diferentes velocidades. Algunos niños pueden necesitar más apoyo que otros. Aun así, existen señales de advertencia que podrían sugerir que existe una dificultad en esa área.



En educación infantil estas señales pueden incluir:

  • Dificultad para aprender rimas de canciones infantiles.

  • No disfrutar al escuchar cuentos con rimas.

  • Problemas al contar las sílabas de las palabras.

  • Dificultad para notar repetición de sonidos o aliteración.


En educación primaria los niños pueden tener dificultad para:

  • Identificar el primer sonido que escuchan en las palabras.

  • Combinar sonidos individuales para formar palabras.

  • Proponer palabras que riman en un juego de palabras.


Cervera-Mérida e Ygual-Fernández (2003) elaboran una semiología de las dificultades fonológicas teniendo en cuenta los problemas en producción, percepción e integración que presentan estos alumnos:

  • Entre las dificultades de Percepción aparecen: confusión de unos sonidos con otros; dificultad para diferenciar entre sí algunos fonemas (a pesar de poderlos pronunciar comete defectos aleatorios en su selección en el vocabulario); abundan las sustituciones (normalmente uno de los sonidos es el preferente, pero también puede darse la sustitución contraria); suele influir en la escritura (varía si es espontánea o al dictado) y en menor medida en la lectura (si lee con atención no suele cometer defectos de pronunciación).

  • Entre los déficits de Producción se encuentran: defecto de pronunciación constante, tanto en la pronunciación espontánea como en la repetición; pronunciación resultante con omisión, distorsión o sustitución (los niños más mayores cuando prestan atención a su habla suelen cometer menos errores); poca incidencia en la escritura y mismos errores en la lectura oral que en el habla.

  • Entre las dificultades de Integración se encuentran: no pronunciación de las consonantes posnucleares (sol, fin) o determinadas sílabas (pla, bra); dificultad para encadenar sonidos entre sí dentro de las palabras, pudiendo afectar a sílabas del tipo CVV; abundantes omisiones y los errores en lectura y escritura que están en función de los fonemas implicados y los tipos de sílabas.

Estos mismos autores señalan la evolución de dicha seminología. Un resumen se muestra en la siguiente tabla:

Dificultades

 

Estadio 1

Estadio 2

Estadio 3

Estadio 4

De percepción

No distingue claramente entre dos o más fonemas.

Distingue cuando se le presentan a la vez los sonidos.

 

Dificultades en tareas de reconocimiento.

 

No clasifica el vocabulario.

Es capaz de retener los fonemas en su memoria y realizar comparaciones.

 

Puede necesitar oír la palabra para saber si tiene un fonema u otro.

La distinción entre dos fonemas es correcta.

 

No necesita previamente oír la palabra porque cuando la piensa realiza una análisis de la secuencia que ha sido memorizada.

De producción

No pronuncia un determinado sonido o lo sustituye por otro.

Con atención no sustituye un fonema por otro.

La articulación es lenta.

 

Mejora al pronunciar sílabas aisladas.

Pronuncia correctamente sílabas y palabras.

De integración

No integra los sonidos en las palabras.

Sustituye o distorsiona en función de la palabra y de la situación de habla.

Pronuncia correctamente palabras aisladas, las de mayor frecuencia y estructura sencilla.

 

En la pronunciación rápida comete errores.

Integra el fonema en cualquier palabra en su habla espontánea.

 

Su pronunciación es similar a la de otros adultos.