Comorbilidades

El TDAH no suele aparecer en estado puro y lo habitual es que esté acompañado de otros trastornos psiquiátricos y de aprendizaje.

Cita

Más del 85% de los pacientes presentan al menos una comorbilidad añadida al TDAH y aproximadamente el 60% tienen al menos dos comorbilidades. (Hidalgo y Soutullo).

 

Entre las comorbilidades más frecuentes encontramos:

  • Trastorno negativista desafiante, trastorno de conducta, trastorno disocial.
  • Tics y síndrome de Tourette , trastorno obsesivo compulsivo.
  • Trastorno de ansiedad , depresión y otros trastornos afectivos.
  • Trastorno del espectro autista, de Asperger y trastorno generalizado del desarrollo.
  • Trastornos del aprendizaje: dislexia, discalculia, disgrafía, etc.

Como consecuencia de sus limitaciones, pueden manifestar otra sintomatología secundaria, que se produce con frecuencia sin un tratamiento multidisciplinar adecuado:

  • Problemas de tipo emocional: inmadurez, labilidad emocional, llanto fácil, inseguridad, baja autoestima y baja tolerancia a la frustración, etc.
  • Problemas de rendimiento académico: fracaso escolar, expulsiones, sanciones, partes de conducta, etc.
  • Problemas en el mundo laboral: menor rendimiento y en consecuencia un bajo estatus socioeconómico, despidos frecuentes y numerosos cambios de trabajo.
  • Problemas sociales en las relaciones con los iguales: comportamiento agresivo, rechazo y aislamiento, desobediencia, dificultad para seguir normas y adquirir hábitos, irritabilidad, etc.
  • Propensión a sufrir accidentes: debido a su impulsividad e inatención, sin tratamiento adecuado, no es difícil que transgredan normas; mayor probabilidad de embarazos no deseados, problemas con la ley o consumo de sustancias nocivas.

Niño tampándose la cara

Imagen de RenzoNo, 2012,CC BY-NC-ND 2.0

Lectura voluntaria para ampliar

Puede consultar el artículo sobre el impacto del TDAH en la vida del paciente desde aquí (formato PDF)