M- Learning y el aprendizaje

Anotación

El aprendizaje es móvil en términos de espacio (sucede en el trabajo, en la casa, en lugares de ocio), es móvil con respecto al tiempo ya que sucede durante el día, la noche, el fin de  semana... En este sentido el m-learning puede venir a ofrecer apoyo en el aprendizaje en diferentes momentos y situaciones.

Como podemos imaginar, las iniciativas que actualmente se están desarrollando en torno al m-learning pretenden dar un paso más en relación a la calidad de experiencias de aprendizaje que podamos ofrecer a nuestros usuarios. Experiencias diferentes a las que se obtienen mediante el e-learning tradicional a través de las plataformas tecnológicas.

Por lo tanto el énfasis debe hacerse en el aprendizaje y las mejoras que los dispositivos móviles pueden hacer. Vavoula y Sharples nos recuerdan que “el aprendizaje es móvil en términos de espacio (sucede en el trabajo, en la casa, en lugares de ocio), es móvil con respecto al tiempo ya que sucede durante el día, la noche, el fin de  semana…”. En este sentido el m-learning puede venir a ofrecer apoyo en el aprendizaje en diferentes momentos y situaciones:

  • M-learning para el aprendizaje individual: m-learning ofrece oportunidades para que las personas puedan aprender en situaciones aisladas, como pueda ser escuchar un podcast, ver un vídeo, leer un texto, completar un cuestionario, etc.
  • M-learning para el aprendizaje colaborativo: Los dispositivos móviles facilitan la comunicación con otros dispositivos y personas, facilitando que los alumnos puedan compartir datos, mensajes, archivos, videos, fotos, etc. en grupo.
  • M-learning para el aprendizaje situado. El aprendizaje situado es aquél que ocurre vinculado al desarrollo de una ocupación, es un tipo de aprendizaje que se produce en el momento en que las personas lo necesitan para el desarrollo de su actividad profesional. M-learning puede ayudar en este tipo de aprendizajes porque permite la comunicación por varias vías: voz, texto, video entre diferentes personas para resolver problemas.

Vídeo (YouTube) – Mobile Learning – Aprendizaje con dispositivos móviles – (07:31)

Las recientes investigaciones que se han desarrollado en relación con m-learning nos muestran que su uso puede mejorar la disponibilidad y accesibilidad de la información y de la implicación de los alumnos en su propio aprendizaje, así como promueve el trabajo colaborativo. Pero para que esto se produzca es necesario el trabajo de los profesores como mediadores, facilitadores o guías del aprendizaje.

Vídeo (YouTube) – TEDxUIMP – Tíscar Lara – Aprender desde los márgenes, Mobile Learning para una Sociedad Red (TEDx) – (14:37)

Así, los dispositivos móviles deberían promover tres aspectos fundamentales que motivan a los alumnos:

  • Implicación activa de los alumnos en las actividades de aprendizaje a través de su interacción con otros alumnos, con el formador y con las tecnologías.
  • Flexibilidad para permitir diferentes modos de interacción de los alumnos con el contenido, con otros alumnos y con sus formadores.

¿Qué tipo de actividades formativas pueden promoverse a través de los dispositivos móviles. Podemos ver los siguientes:

  • Comunicación: a través de ellas los alumnos pueden recibir diferentes tipos de recursos como materiales de aprendizaje (videos, audios, textos), evaluaciones, tareas; los alumnos pueden enviar también documentos y recursos; pueden responder a preguntas y recibir feedback, enviar y recibir mensajes, intercambiar archivos, etc.
  • Gestionar aplicaciones que permiten utilizar un calendario personal, agenda y otras formas de organización.
  • Acceso multimedia: a través de ellas, los alumnos pueden acceder a videos, audios y otros recursos
  • Juegos y simulaciones: m-learning permite que se puedan utilizar juegos comerciales o aquellos específicamente diseñados para este dispositivo.
  • Recopilación de información: a través de los dispositivos móviles, los alumnos pueden grabar entrevistas, hacer fotos grabar vídeos de su ambiente próximo.

Como hemos visto, m-Learning es un componente nuevo y único de aprendizaje a distancia y la razón para el optimismo es simplemente ésta (Wagner, 2005): nos guste o no y/o estemos preparados para ello o no, el aprendizaje móvil representa el próximo paso en una larga tradición de aprendizaje mediado por la tecnología y contará con nuevas estrategias, herramientas, aplicaciones y recursos para hacer realidad la promesa del aprendizaje ubicuo, omnipresente, personal y conectado.
Ahora bien, aunque el aprendizaje móvil sin duda trae sus propios desafíos, la buena noticia es que muchos de los antecedentes han preparado a los agentes para el viaje que tienen por delante.

Si el aprendizaje móvil realmente representa la próxima etapa en un continuo de la mediación tecnológica, hemos de tener en cuenta algunos factores:

  • El aprendizaje es un acto muy personal que se facilita cuando las experiencias de aprendizaje son relevantes, fiables, y atractivas.
  • Los distintos tipos de aprendizaje demandan estrategias apropiadas, herramientas y recursos.
  • La tecnología en sí misma no puede garantizar un mejor aprendizaje.