1.1.1. Comunicación en la lengua materna

Es expresar e interpretar conceptos, pensamientos, sentimientos, hechos y opiniones de forma oral y escrita (escuchar, hablar, leer y escribir), y para interactuar lingüísticamente de una manera adecuada y creativa en todos los posibles contextos sociales y culturales.

Dimensiones de la competencia:

  • Conocimientos: para poder comunicarse en su lengua materna, una persona debe tener conocimientos sobre vocabulario, gramática funcional y funciones del lenguaje. Ello conlleva ser consciente de los principales tipos de interacción verbal, de una serie de textos literarios y no literarios, de las principales características de los distintos estilos y registros de la lengua y de la diversidad del lenguaje y de la comunicación en función del contexto.
  • Destrezas: distinguir y utilizar distintos tipos de textos, buscar, recopilar y procesar información, utilizar herramientas de ayuda y formular y expresar argumentos propios (orales y escritos) de manera convincente y adecuada a cada situación. 
  • Actitudes: para el desarrollo de la competencia en lengua materna, es necesario estar dispuesto al diálogo crítico y constructivo, apreciar las cualidades estéticas del lenguaje y mostrar voluntad para dominarlas, así como interés por la interacción con otras personas. Esto requiere ser consciente de la repercusión de la lengua en otras personas y la necesidad de comprender y utilizar la lengua de forma positiva y socialmente responsable.