Ejemplo: servicios centralizados, federados, entre pares

El caso de los servicios centralizados, federados o entre pares (tipos de arquitectura de servicio) puede ser una buena ilustración de cómo, dependiendo de cómo se despliegue una tecnología, ciertos efectos pueden ser muy diferentes.

  • Servicios centralizados son aquellos proporcionados por una única organización (por ejemplo, una empresa), que toma todas las decisiones sobre ellos, y los ofrece directamente a sus usuarios. Estos servicios normalmente no interoperan con servicios similares ofrecidos por otras organizaciones, y por lo tanto no es fácil transferir datos de unos a otros. Hoy día, la mayoría de las redes sociales se han desplegado de esta forma. Por ejemplo, si eres usuario de Facebook, no es fácil intercambiar datos con Google+ o con WhatsApp, o hacer llegar mensajes de una de estas redes a otra.
  • Servicios federados son los que se proporcionan por muchas organizaciones, de forma coordinada. Cada organización (por ejemplo, una empresa) proporciona el servicio a sus usuarios, pero estos servicios interoperan entre sí. Eso quiere decir que un usuario de una organización puede intercambiar datos y servicio con otro servido por otra organización. El correo electrónico es un buen ejemplo de servicio federado: puedes enviar y recibir mensajes de correo electrónico de cualquier usuario de correo electrónico, basta con conocer su dirección. No es importante que sea servido por la misma organización que tú. Así, tus mensajes enviados desde GMail o HotMail llegan perfectamente a los usuarios de cualquier otra organización.
  • Servicios entre pares (peer-to-peer) son los que se proporcionan directamente entre los dispositivos de los usuarios, sin que exista más infraestructura que la que permite que estos dispositivos se comuniquen entre sí. En estos casos, no hace falta una organización "proveedora del servicio", porque el servicio se lo proveen directamente los usuarios entre si. Un ejemplo muy conocido son las redes de intercambio de ficheros entre pares.

Fuente: Diario Tamburrano

Aunque en cada uno de los tipos de arquitectura de servicio mencionados se ha puesto un ejemplo distinto, es importante darse cuenta que eso se ha hecho sólo a efectos ilustrativos. En realidad, muy habitualmente disponemos de tecnología para desplegar un servicio de forma centralizada, federada o entre pares, y el servicio se podría haber desplegado de cualquiera de estas formas.

Por ejemplo, el correo electrónico se proporcionó durante mucho tiempo (en los comienzos de la Internet comercial, y antes) como un servicio centralizado. Empresas como Compuserve proporcionaban su propio servicio de correo electrónico, que en general no interoperaba con el de otras empresas. Si querías enviar un mensaje a un usuario de Compuserve, tenías que ser usuario de Compuserve. Fue la disposición de un servicio federado en Internet (basado en estándares que muchos fabricantes respetaban) lo que hizo cambiar la situación durante la década de 1990, convirtiendo el correo federado de Internet en el más popular, situación que ha llegado hasta nuestros días.

Y el correo electrónico también podría ser un servicio entre pares, donde cada usuario enviase sus mensajes directamente a sus destinatarios, de forma similar a como se comparten ficheros en las redes p2p. De hecho, ha habido propuestas como ePost (que ya no tiene desarrollo activo) o FlowingMail.

Cada una de estas arquitecturas tiene implicaciones muy diferentes sobre distintos aspectos de uso del correo electrónico. Sólo por mencionar algunas:

  • Privacidad de los mensajes. Es fácil ver las diferencias entre unos mensajes que se almacenan en los servidores de una empresa o los que se intercambian directamente entre los dispositivos de los usuarios, y no se almacenan en ningún otro.
  • Controles monopolísticos. Si los usuarios pueden migrar fácilmente entre distintos proveedores que interoperan entre si, o pueden proporcionarse los servicios con sus propios medios, las posibilidades de una o unas pocas empresas de alcanzar situaciones de monopolio u oligopolio de facto son muy diferentes.
  • Innovación. La situación es muy diferente cuando sólo una o unas pocas empresas pueden poner en práctica innovaciones en un servicio, frente a cuando cualquier empresa o cualquier usuario puede poner en práctica estas innovaciones.

Es importante darse cuenta de que estas consecuencias no se refieren a la funcionalidad del servicio, que sin duda también se puede ver afectado por su arquitectura, sino a aspectos mucho más fundamentales. En principio, cualquier sociedad podría decidir qué quiere sus servicios con una de estas arquitecturas, pero en general estas decisiones hoy día no se están tomando de forma consciente y tras un debate racional e informado. De hecho, la mayor parte de los usuarios ignoran completamente las distintas posibilidades y sus implicaciones.

Email email email

"@ button - email", por sergio santos, tomada el 2 de agosto de 2016

Tomada de su canal en Flickr el 7 de agosto de 2014.